Consejos y Cuidado

Es muy importante que cualquier persona ostomizada se tome el tiempo para el cuidado del estoma y en el cambio de las bolsas, entre otras cosas. Creemos que es importante tener mínimos recaudos, en pequeñas cosas que finalmente marcan la diferencia.Cada persona posee una ostomia diferente en tamaño,altura posicionamiento y este esta garantizado por las caracteristicas morfológicas y funcionales  en virtud de la edad y actividad de la persona.

Esto llega a entender que la inserción   social y la calidad de vida deben ser en conjunto (medico,enfermera, psicólogo, nutricionista, familia) interdisciplinario.

Esperamos esta sección haga un aporte en este sentido.

Cuidados del ostoma

La cuidadosa higiene de la ostomía y de la piel circundante, es fundamental para prevenir complicaciones locales que influirán sobre su normal funcionamiento.

Es importante, por lo tanto, una cuidadosa limpieza de la piel y el uso de adecuados dispositivos de recogida. Se cuidará, sobre todo, la limpieza de la piel situada en torno a la ostomía, utilizando exclusivamente agua, jabón neutro y papel higiénico. Una vez realizada la limpieza, se secará la piel (delicada y cuidadosamente), para permitir una perfecta adherencia a los dispositivos.

Cómo cambiar una bolsa

Asegúrese de tener todos los accesorios a mano antes de empezar a cambiar la bolsa: papel higiénico, bolsa para desperdicio, bolsa de recambio, gasa o algo semejante para limpiar la piel y si es necesario, pasta protectora.

Retire suavemente la bolsa usada, limpie con papel higiénico hasta lograr que su dedo no quede adherido a la mucosa del estoma. Corte el papel protector de la nueva bolsa a la medida de su estoma (como cuello de cisne). Luego retire el papel protector de la misma y colóquela en su sitio, es más fácil si empieza por adherirla debajo del estoma.

Firmemente presione el lado adhesivo de la bolsa a la piel que rodea el estoma, asegurándose que quede bien sellada.

Diferentes tipos de bolsas

Puede ser que el material del adhesivo que utilicen los distintos laboratorios sea diferente, por lo que Ud. deberá elegir bien aquél que se le adecúe con su tipo de piel. También puede elegir entre bolsas opacas o transparentes, u optar por sistema de dos piezas donde el disco adhesivo queda aplicado sobre la piel por varios días, mientras la bolsa se cambia cuando sea necesario. También existe el sistema de una pieza, la cual se cambia por completo. Cada uno deberá probar todas las opciones, hasta elegir el que le resulte más confiable.

Existen también una serie de productos dermatológicos como loción, crema barrera y una película protectora para el cuidado de la piel que podrán ser utilizados, si fueran necesarios.

Estos implementos colectores de plástico son de una sola pieza o de dos. Pero cualquiera sea el tipo utilizado, debe tenerse en cuenta al escogerlo, el tamaño del estoma y hacer el recorte de la bolsa respetando el mismo diámetro del estoma para evitar irritaciones de la piel por el contacto del contenido intestinal.

La bolsa colectora debe ser vaciada regularmente cada 4 o 6 hs., porque un llenado excesivo podría provocar filtraciones y ser el comienzo de una dermatitis. El cambio de la bolsa debe hacerse en forma cuidadosa, para evitar erosiones cutáneas por tracción, al despegar el dispositivo.

Ante el menor síntoma o signo de patología cutánea alrededor del estoma, hay que constatar posibles filtraciones, así como la frecuencia y consistencia del material eliminado. La aparición de diarrea puede ser responsable de la filtración y la posterior dermatitis irritativa, lo que es posible corregir con una dieta astringente y en algunos casos, complementando con medicación antidiarréica.

Posteriormente, se quita la bolsa colectora para examinar la zona lesionada, ya que la mayoría de los procesos dermatológicos se diagnostican por el aspecto de la lesión. En caso de observarse sólo una zona eritematosa, se procederá a un lavado profuso y la posterior aplicación de una barrera protectora cutánea de hidrocoloide. La bolsa adherida sobre ésta, será tratamiento suficiente. Si se agregan erosiones y exudación, será útil aplicar polvo y pasta hidrocoloide.

Hiperplasia y Úlceras de cubito

Qué es la Hiperplasia epitelial y cómo evitarla:

La Hiperplasia epitelial es la aparición de una zona rugosa y costrosa de coloración grisácea, de la piel comprendida entre el orificio del estoma y el aro de la bolsa colectora. Con el tiempo la lesión se hace dolorosa y puede provocar una estenosis de la estomía.

Este proceso se produce porque el aro de la bolsa colectora es demasiado grande para el diámetro del estoma, por lo que deja una amplia franja de piel en contacto con el material intestinal, echo que puede evitarse ajustando el tamaño de la bolsa y protegiendo la piel.

Úlceras de cubito:

Se produce por la presión que ejerce sobre la mucosa del estoma, el aro de la bolsa colectora por ser demasiado pequeño.

Pequeñas cosas a tener en cuenta

  • Al viajar, llevar siempre en el bolso de mano o cartera, los elementos de prótesis.
  • Para evitar la acumulación de gases, debemos tener en cuenta comer despacio, masticar muy bien los alimentos y comer con la boca cerrada, a fin de no tragar aire.
  • En las derivaciones urinarias es importante aumentar la ingesta de líquidos, pudiendo de esta forma, prevenir las infecciones de la orina y su excesivo olor.

El ostomizado y su sexualidad

¿Qué le pasa al ostomizado con su sexualidad?

En un primer momento, siente que este aspecto también es un a dificultad más que tiene que sumar a su nueva condición de ostomizado.

Si tenemos en cuenta, el concepto por medio del cual, el cuerpo está muy ligado a la sexualidad, entenderemos el por qué de este conflicto.

Una de las resistencias más contundentes por el cual el ostomizado traba su adaptación, es el cambio de su esquema corporal y por decantación la fantasía de ser rechazado por el otro. Ambas problemáticas muy ligadas al tema que estamos puntualizando: la sexualidad.

Para destrabar al ostomizado de este posicionamiento, debemos trabajar en primer lugar: la asimilación personal de su condición de ostomizado, no con una mirada de resignación, sino con una visión aperturista por el cual se esté convencido que ésta es una muy buena opción para seguir manteniendo una muy buena calidad de vida. Segundo: si atravesamos satisfactoriamente esta primera etapa, el resto se desarrollará por los carriles acostumbrados. Esto quiere decir, que si una persona ha tenido dificultades en relacionarse socialmente o sexualmente antes de su ostomía, es muy posible que con su nueva condición proyecte y centralice esta problemática en su ostoma, simplemente como un mecanismo de defensa.

Tomemos conciencia el concepto que el ser ostomizado no es para nada un impedimento para tener una sexualidad plena.